Autoayuda, Reflexiones

¿Qué hacer cuando pierdes la motivación?

Oficialmente nos encontramos en el sexto mes del año, así que es más que necesario que nos preguntemos como van todas las metas que nos planteamos cumplir para este año cuando inició este 2019. ¿Logramos realizar una rutina de ejercicios y bajamos de peso? ¿No pagaste ese gimnasio en balde? ¿Mejoramos en nuestros estudios? ¿Conseguimos ahorrar dinero suficiente para irnos de vacaciones o para comprar eso que tanto deseamos? ¡¿No?!

Mentiroso el que diga que no se siente identificado con este meme

Es más que normal ese sentimiento de frustración, ¿Por qué cuando nos planteamos una meta estamos tan motivados y seguros de que la vamos a cumplir… pero cuando llega la hora de la verdad retrocedemos y aplazamos las actividades que nos llevarían a ese objetivo?

No es en si vagancia ni falta de auto-control o que no queremos hacer las cosas, sería más bien que no tenemos la costumbre de realizar una actividad y nos sentimos tan cómodos en la rutina que tenemos actualmente que aunque sabemos que la meta que tenemos nos beneficiaría a largo plazo, salir de ese ciclo rutinario es bastante difícil, y lo que es peor, está impidiendo que cumplas tus metas y sueños…

Al tener yo misma un problema personal para llevar a cabo mis proyectos y metas del año me puse a investigar al respecto, y la gran mayoría de las páginas y documentos en PDF que encontré hablan sobre que es como una cadena que nos ata e impide que podamos avanzar, pero reflexionando al respecto llegue a una conclusión diferente, si fuera una cadena no nos sentiríamos tan atraídos a estar encadenados, eso no tiene ningún sentido para mi.

Y pensando y pensando me quede viendo las nubes, de ahí salté con la inspiración tanto para escribir este post, entender la situación que tenemos en conjunto (no estamos solos, y necesitamos ayudarnos mutuamente) y además verlo todo con un ejemplo muchísimo más simple: Somos como aves que han vivido durante mucho tiempo dentro de una jaula dorada llena de comida, agua y refugio para la lluvia, pero que al mirar al exterior añoramos salir y volar con libertad. Cuando nos motivamos a cumplir una meta es como si lográramos abrir la jaula y emprender el vuelo… pero cuando nos cansamos volvemos nuevamente porque sabemos que dentro de esta tenemos nuestras necesidades seguras, nos sentimos cómodos dentro de ella y si duramos mucho tiempo dentro de ella vendrá el humano y volverá a cerrar la puerta. Eso sería que nos sintamos sin salida y que es imposible cumplir con esa rutina que nos hemos propuesto.

Entonces, ya que entendemos dónde estamos pisando podemos hacernos esta pregunta, ¿Qué es lo que necesitamos para emprender el vuelo? Amigo mío, si esperas que te diga “Es más sencillo de lo que crees” te vas a llevar una decepción, porque para resolver nuestro problema requerimos de algo básico para salir de una burbuja cómoda: Disciplina.

Así como lo escuchas, y para crear un hábito debemos estar dispuestos a entender cual es la piedra de tropiezo que impide que podamos avanzar, para así o quitarla del camino, o desviarte ligeramente para poder retomarlo eventualmente. Repito, no es fácil, pero tomé un día una clase de economía

Si, de economía, déjame terminar la idea, me vas a entender cuando termine…. Mientras tomaba la clase y entendía los conceptos que introducían el tema, no se si fue porque solo le daba vueltas en mi mente por mi falta de motivación, pero relacioné lo que aprendí con esta situación en cuestión, me explico:

Economía se define en términos simples y fáciles de digerir como estudiar la forma de administrar los recursos que tienes disponibles para satisfacer tus necesidades humanas. Esta ciencia considera que nuestros recursos son limitados, por tal razón se requiere la administración de estos mediante nuestras elecciones. Así mismo estudia los incentivos que influyen en estas elecciones. No señores, no se trata de dinero, por algo es una ciencia social.

Como nuestros recursos son limitados, el ser humano siempre se enfrenta a un momento de escasez, o en términos llanos, la incapacidad que tenemos de satisfacer nuestros deseos. Poniendo el punto sobre la i, relacioné esto con las metas, ¿no son estas deseos que deseamos satisfacer, convirtiéndolas en objetivos que nos proponemos cumplir? Presentamos una escasez de disciplina, y tenemos que aprender a administrarla hasta que incremente su producción.

Para tenerlo claro, la base principal de la economía es estudiar las elecciones y el intercambio de los recursos escasos que tenemos. Y cuando enfrentamos escasez necesitamos a ritmo de vencedores tomar decisiones; pero ojo, que cuando hacemos una elección final escogemos entre las alternativas de igual valor que se encuentren disponibles sin poder dar marcha atrás, es decir, implica renunciar a algo para obtener otra, y si queremos poseer más de algo tenernos que intercambiarlo por otra cosa, de igual valor para ti(¿Como el principio de alquimia de Full Metal Alchemist? Pues algo asi).

Como Edward, que si quería ser más alto tendría que beber leche aunque no le gustara XD

Por ejemplo, si yo deseo pasar mi clase de economía, es necesario que asista a dicha clase sacrificando mi tiempo libre que puedo dedicar a ir al cine, estar con amigos, sacar a pasear al perro, etc. Pero sé que tendré la recompensa de avanzar en mi carrera y no tener que repetir esta materia (y no ver más a mi profesora, que me cae bastante mal). ¿Saben como se le llama a eso? Tener un incentivo, una recompensa que alienta (o castigo que desalienta) y nos motiva a efectuar una acción.

Pero 2do ojo que pongo, toda elección implica un costo, un sacrificio que debes realizar de algo que te gusta para obtener una recompensa que te beneficia, otro ejemplo para definir esto con más claridad: cuando estas ahorrando mensualmente, estás sacrificando por ese mes una cantidad x de tu salario o ganancia para que, con el pasar del tiempo este se acumule y puedas comprar algo que te guste o puedas invertir en algún negocio que en el momento no puedas. La cantidad x es lo que más estás dispuesto a ofrecer durante cada mes para obtener esa recompensa, a esto se le llama costo de oportunidad. Es la alternativa con más valor que quieres ofrecer para obtener algo a cambio, y todo en la vida tiene un costo de oportunidad, hasta las metas.

Ahora pregunto, ¿Cual es el costo de oportunidad de tus metas? ¿Qué decisiones tienes que tomar para cumplirlas? ¿Cual es tu incentivo o mejor dicho, por qué quieres cumplir esa meta? ¿Vale la pena lo que tienes que sacrificar para lograrla? Te dejo esas preguntas en el aire para que, igual que yo, tomes tu tiempo para pensar y definirte como persona, qué es lo que necesitas para salir de tu jaula…. ¿No estarás mejor fuera de ella? Porque el mundo allá afuera es hostil, pero si no sales no encontrarás un refugio aún más cómodo, con mejor comida y recursos para ti.

Espero que esta entrada te haya gustado y te ayude de ahora en adelante. Si deseas que continúe abundando en lo que aprendo y aplico para el diario vivir, déjame saber en los comentarios. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s